LT App Showcase - шаблон joomla Окна

Sin los jóvenes, sin sus ganas, AROVIA no sería posible

“Sin los jóvenes, sin sus ganas, sin ese compromiso que tienen con el país, AROVIA no sería posible”, señalaba Bart Willems, coordinador del primer programa nacional profesional y servicio cívico AROVIA, con respecto al programa como espacio de participación juvenil que apuesta al desarrollo nacional.

AROVIA nace justamente de las ganas de generar un espacio para fortalecer las oportunidades en el ámbito de voluntariado juvenil donde el diálogo social y la promoción cultural, fueran las herramientas claves en la reducción de la pobreza.

Hoy a tres años de su implementación, el programa se aboca a la instalación de un nuevo liderazgo juvenil, a través de la promoción de instancias de participación ciudadana para el desarrollo local en diferentes distritos del país.

En este contexto, se puede destacar, algunos avances con respecto al involucramiento de los jóvenes de los propios distritos, tales como la conformación de grupos juveniles que se organizan para contribuir en el desarrollo de sus comunidades, otros que suman sus esfuerzos para generar oportunidades en su entorno.

AROVIA ha movilizado ya 75 jóvenes profesionales que han dedicado 100% de su tiempo, durante un año, llevando adelante procesos de desarrollo comunitario.

Con lo que respecta a su línea de acción, trabaja un modelo participativo de gestión territorial con actores locales, en el ámbito educativo, ambiental, social, salud, económico y otros. Aporta igualmente al cumplimiento de las metas del Plan Nacional de Desarrollo 2030 (PND) “con jóvenes visionarios y entrenados liderando el país”.

Promueve, además, la reflexión y la práctica en la construcción de una ciudadanía más comprometida con el desarrollo del país.

AROVIA es la primera experiencia nacional de voluntariado impulsada desde el gobierno, a través de la Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Económico y Social (STP), que trabaja en comunidades vulnerables.

Es además la primera experiencia de su tipo en América Latina, y fue reconocida como una de las 20 mejores innovaciones sociales de la región en el IV Encuentro Latinoamericano de Innovación Social desde el Sector Público (ELIS).