LT App Showcase - шаблон joomla Окна

Con festival buscan revalorizar producción de miel en Cecilio Báez

 

Con el fin de contribuir en la revalorización de la miel y promover la identidad cultural, la asociación de apicultores de Cecilio Báez, Caaguazú realizaron el primer festival del eirete. Esta iniciativa contó con el apoyo del programa nacional de voluntariado profesional y servicio cívico AROVIA y el municipio local.

A través de esta iniciativa los organizadores buscan igualmente instalar una tradición simbólica cultural que realce la producción apícola en la zona y que la misma pueda ser reconocida a nivel local y nacional. Tal es así que contó con el apoyo de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC).

El evento tuvo lugar en el predio municipal y contó con la participación de varios grupos y artistas de la zona y de otros lugares. Asistieron aproximadamente unas 800 personas, quienes además pudieron adquirir miel y productos derivados de la misma.

Cabe resaltar que esta actividad fue posible gracias al trabajo coordinado llevado a cabo durante varios meses con apicultores de la zona y autoridades municipales, en el marco del plan de intervención territorial del voluntario, cuyo objetivo fue fortalecimiento de la agricultura familiar mediante la articulación de actores locales para mejorar la calidad de vida de los pobladores.

En este contexto, se pudo concretar asimismo espacios de capacitación teóricas y prácticas con instructores del Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP), fortaleciendo saberes en producción de abejas reinas, jalea real y propóleos. También fueron capacitados para mejorar la presentación del producto para la venta, como ser envasado y etiquetado.

El programa AROVIA dentro de su línea de acción, trabaja un modelo participativo de gestión territorial con actores locales, en el ámbito educativo, ambiental, social, salud, económico y otros.

Promueve, además, la reflexión y la práctica en la construcción de una ciudadanía más comprometida con el desarrollo del país.

AROVIA es la primera experiencia nacional de voluntariado impulsada desde el gobierno, a través de la Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Económico y Social (STP), que trabaja en comunidades vulnerables.